Saltear al contenido principal

Competencia para los bancos: abren una cadena de locales de cajas de seguridad

25.07.2014 - El Cronista

Desembolsarán $ 50 millones para instalar 10 sucursales en 36 meses. Entre los accionistas de la empresa se encuentra también Alan Packer, creador de Pronto Wash.

Con la sensación de inseguridad en alza, el de las cajas de seguridad es un negocio que aparece como tentador.

Si bien es considerado por muchos como un mercado con altibajos estacionales suele subir cuando se da una fuerte seguidilla de atracos a domicilios, por ejemplo, lo cierto es que la demanda de estos espacios es firme.

Atento a esto nació Hausler, una firma conformada en forma mayoritaria por el Grupo Paseo La Plaza propietario del complejo de teatros de la avenida Corrientes que tendrá como único objetivo ofrecer el servicio de cajas de seguridad, sin que se interponga ningún tipo de servicio financiero de por medio, tal como ocurre con los bancos.

En otras partes del mundo es un sistema muy común, pero acá no existe. En Estados Unidos, por ejemplo, más del 50% de las cajas de seguridad se encuentran fuera de los bancos. Es un nicho que entendemos que tendrá una buena aceptación, explicó Juan Piantoni, gerente general de Hausler.

El primer local de esta empresa estará ubicado en pleno microcentro porteño y comenzará a operar el 11 de agosto próximo, cuando los primeros clientes comenzarán a depositar sus pertenencias. La inversión fue de $ 8 millones, aunque el plan de la compañía es mayor.

Para los próximos 36 meses la firma tiene previsto alcanzar los 10 centros. Este año llegarán a Pilar, y durante 2015 abrirán en Nordelta y el shopping Paseo Alcorta. Después apuntaremos al interior, donde ya vemos una demanda muy importante, señaló Alan Packer, presidente de Hausler.

El máximo referente de este emprendimiento es también el fundador de Pronto Wash, la empresa de lavado de autos en estacionamientos de shoppings y supermercados, del que también forma parte el Grupo La Plaza.

En todos los casos la idea es que los locales no den a la calle y se encuentren ubicados en edificios comerciales o de oficinas, de modo de complicar a eventuales delincuentes la individualización de quienes se dirigen a las cajas de seguridad.

Lo que promovemos es que el cliente tenga el menor contacto posible con empleados, de modo de evitar cualquier tipo de inconveniente. Todos los accesos que se deben sortear son con claves de por medio, y el último con identificación de rostro, comentó Piantoni.

Una vez completado ese plan de expansión se habrá totalizado una inversión de 50 millones de pesos.

En una primera etapa la sucursal del microcentro porteño contará con 1.000 cajas de seguridad habilitadas, aunque dependiendo de la demanda podrían alcanzar un total de 3.000.

El costo que tendrá este servicio irá de los $ 394 a los $ 1.364 por mes dependiendo del tamaño de las cajas, lo que le dejaría a la compañía una facturación promedio tomando como base un precio promedio por caja de $ 4.500 y con las 3.000 en funcionamiento de 13,5 millones de pesos.

Ver la nota en la web de El Cronista

Volver arriba

Chatear por whatsapp